La vida de M

La cocina como terapia de relajación

¿Sabíais que cocinar se usa en terapias contra la depresión? En Estados Unidos hicieron un estudio, y llegaron a la conclusión de que usando la cocina se puede tratar a pacientes con depresión y otras adicciones ya que es una técnica derivada de las terapias de conducta: son actividades que motivan a conseguir una meta, y por eso siempre suman en positivo.

Esto me hizo pensar, y llegué a unas conclusiones de por qué me gusta la cocina:

1. Control

El simple hecho de entrar en la cocina. Cerrar la puerta. Ponerte el delantal. Pensar en la receta. Organizarte. Encender los fuegos… Es un ritual. Es arte. Tienes el control de la situación, puedes hacer lo que te apetezca, y todo, todo está en tu mano. Que salga bien o no, depende solamente de ti.

Tener esta “responsabilidad” es reconfortante y liberadora. Amasar, batir o picar con energía te libera la mente, la tensión del día y hasta te devuelve la paz interior después de una etapa agobiante o dependiente. En definitiva: es relajante.

Saquito caliente de queso del país con coulís de tomate

Saquito caliente de queso del país con coulís de tomate y frambuesa

2. Emoción

En estos tiempos modernos tenemos a nuestro alcance muchos blogs de recetas, ideas, fotos… Así que nunca se tienen por qué preparar las mismas comidas de la misma forma. Hay sabores nuevos, colores, ingredientes que nunca habías usado o siquiera pensado que existieran… ¡o se comieran! La cocina es para los tradicionales, los aventureros, los activos y los lentos. Todos nosotros encontramos siempre una pequeña satisfacción en preparar algo… lo que me lleva al siguiente punto.

Pulpo a la parrilla con crema fría de patata

Pulpo a la parrilla con crema fría de patata

3. Satisfacción

Ya sea para nosotros mismos o para otra persona, nos hace implicarnos de una forma diferente. Especial. Saber que la felicidad de los otros depende de nosotros y de nuestras manos hace que pongamos más cariño en cada paso que demos, que nos involucremos más. Todos hemos pensado en nuestros invitados desde el momento cero: la mesa, la vajilla, las flores. Los ingredientes que más gustan, los platos fríos y los calientes. El vino. El postre. Es todo un ritual lleno de cariño que además de darnos buenas emociones nos permite proporcionárselas a los demás: desde una tortilla de patata tradicional para un picnic, hasta un magret de pato para una cena romántica.

Bacalao pilpil en su cama

Bacalao pilpil en su cama

4. Memoria

Hay sabores que nos llenan de recuerdos, pero la memoria olfativa tiene más poder en la relación emocional que establecemos con ciertos platos y alimentos. Es de saber popular que se come por los ojos, pero yo me aventuro a decir que el siguiente paso, es comer por la nariz. Estos olores son unos activadores de la memoria a largo plazo estupendos. Los ingredientes, las hiervas, los aromas… todo tiene un olor particular y un recuerdo asociado tan fuerte, que nos provoca desde el empezar a salivar, a abrirnos el apetito incluso después de haber comido… como llevarnos a recuerdos que ni sabíamos que existían.

Vieiras plancha en su jugo, con aceite de albahaca

Vieiras plancha en su jugo, con aceite de albahaca

5. Naturaleza y origen

Vivimos en un mundo que se mueve tan rápido, que se guía por los alimentos basura, los platos pre-cocinados, etc. que nos olvidamos de lo realmente importante: el mundo en sí. Olvidamos muchas veces la naturaleza de los propios alimentos y sus sabores, sin pensar en que perdiéndolos perdemos toda nuestra niñez y con ello, nuestro futuro. El olor de los tomates, de las fresas, del melón. El dolor de morder el hueso de una aceituna. La sensación de colar entre los dedos de las manos las lentejas. Encontrar laurel cuando paseas por un bosque. Estas cosas con las que hemos crecido, no las podemos perder. Las esencias naturales que nos da la naturaleza tenemos que cuidarlas, recordarlas y enseñárselas a nuestros niños porque solamente así conseguiremos seguir vivos.

Cerezas de la aldea

Cerezas de la aldea

Cocinar y comer es vivir.

¡Comamos!

.M.

Anuncios

2 comentarios en “La cocina como terapia de relajación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s