Invitada especial por un día

¡Buenos y frescos días!

Ayer no subí una nueva entrada al blog, porque quería esperar a hoy. ¡Menudo día el de ayer!

Se pusieron en contacto conmigo por medio del correo electrónico de LUT para ofrecerme dar una clase de castellano en un instituto del centro de la ciudad: Lauritsala Upper Secondary School. Me explicaron los temas que tendría que tratar, y valiente de mí, allí me planté.

El instituto es muy “moderno”. Lo reformaron hace un par de años, y estaba todo nuevo: lleno de taquillas, de galerías con animales disecados, cuadros, espacios con sofás y mesitas, máquinas de café por todas las esquinas…

El edificio consta de dos alas, una para los de la secundaria, que son tres años; y otros para lo que en España sería el Bachillerato, que son otros tres años. A partir de los 18 años, las niñas van a la universidad (si van) y a los niños les esperan 9 meses de servicio militar (y si no, a la cárcel). En el centro tienen una biblioteca con ordenadores y un comedor, donde en dos turnos, los alumnos tienen la comida gratis.

El ala de los alumnos de secundaria, estaba llena de zapatos a la entrada de las aulas. Parece ser que por ser los “pequeños” no les dejan entrar en las aulas con los zapatos. El ala de los mayores, estaba lleno de chicas con maquillaje recargado y botas de tacón de aguja, de chicos con acné, gomina en el pelo y mochilas tiradas por el suelo.

Pero bueno, a lo que íbamos… Me tocaron dos horas de clase de español con 5 chicas de 17-18 años, que se están preparando para los exámenes finales de primavera. Se trataba de dar una clase donde las niñas pudieran hablar y tener contacto directo con alguien de lengua castellana. Pero, ¿qué tipo de conversación se puede tener, cuando ni la profesora sabe si las chicas saben hablar castellano? Cuando le pregunté a la profesora si las niñas hablaban bien el idioma, me dijo que como no miran a los ojos ni responden cuando se les pregunta, que ella “supone” que si que lo entienden.

Los propios fineses se escudan en que “son así” para no cambiar. La profesora de español, finesa, me dijo que en Finlandia los días son grises y que la gente es gris por dentro. ¿Pero qué problema hay en saber aprovechar cada momento? Las preguntas que me hicieron, las decían en finés y la profesora me lo traducía al castellano, y entre ellas una como ésta: ¿Por qué en España los miércoles son fiesta?.

He vivido en primera persona lo que es que un alumno no te responda cuando le preguntas, que no te mire cuando hablas y que estén ausentes completamente. Pero la profesora no les puede llamar la atención, porque sería faltar a la integridad y abusar de la persona… ¿perdona?.                                                                                                         Situación:

– ¿Qué película es la que más te gusta?

– Titanic

– ¿Y por qué?

– (A la profesora en finés): pofijviqa  qifvub oifeviu

– Profesora: Porque es la que más le gusta.

Parece ser que las niñas se quedaron con una buena sensación de la clase y que estaban muy contentas de tener una clase con una persona de habla española; pero como ni siquiera movieron un pelo de la ceja, ni dijeron nada (es que ni siquiera un SI) y les dio tiempo para sacarse todas las bolitas del jersey… me da a mí que si me ofrecen volver, diré que no. Es más trabajo el que hago yo por amor al arte que el que hacen ellas por intentar hablar.

Pero me queda la experiencia de haber conocido un instituto finés por dentro, de haber dejado mi abrigo en al sala de profesores y no con el resto de alumnos ( ¡mi primera vez, bieeeen!) y de haber comido gratis.

.M.

Anuncios

4 comentarios en “Invitada especial por un día

  1. marta mamá dijo:

    Ahora entiendes mejor algunos comentarios de los profesores que tuviste? Que conste que si Bolonia significa evaluación contínua y aprender haciendo, yo quiero ser profe en Finland…. No hay fracaso escolar (es decir suspensos, si la explicaciòn es que cada uno se esfuerza y consigue el nivel que sea), no se puede presionar ni exigir al alumno (porque se entiende que se invade la intimidad, se frustra al alumno, y el punto de partida es la honestidad del estudiante en cumplir con su tarea) incluida una clase de indioma extranjero previa al examen de nivel y a los alumnos se les habla en el idioma local….
    A partir de ahora voy a corregir en rosa fucsia para no agobiar a mis alumnos….
    Por algo me dicen “¡¡es que es la primera vez que nos tenemos que esforzar por conseguir algo!!” Se ve que el sistema nórdico-anglosajón de educación ya está implantado en nuestra enseñanza….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s